ESCUDRIÑANDO  
 
  ESTUDIOS BÍBLICOS: 26-09-2017 14:28 (UTC)
   
 


 

Principios establecidos por Dios en su Palabra para encontrar su voluntad.

Por:  Javier Solis Solis
Costa Rica.
http://experienciascristianas.blogspot.com 

PRIMERA PARTE

Hoy vamos a repasar algunos principios básicos que Dios nos ha entregado a través de su Palabra para que usted y yo podamos encontrar una guía hacia la voluntad de Dios para nuestras vidas.

Dios tiene una voluntad específica para tu vida, para mi vida. Si revisamos la vida de los grandes hombres de Dios en el pasado, nos daremos cuenta que cada uno realizó una labor específica para Dios:

 Adán y Eva fueron puestos en el Edén y se les dijo que fructificaran y se multiplicaran sobre la Tierra. La voluntad de Dios para ellos era que tuvieran hijos y que cuidaran el Jardín; luego él probó su obediencia, prueba que ellos no pasaron. Pero fíjese cuan específica era la voluntad de Dios para ellos. Esto lo puede leer en el libro de Génesis cap. 1 y 2.

 Dios habló con Noé, quién había hallado gracia a los ojos de Dios, y estableció un proyecto de 120 años para construir la barca y reunir todas las especies de los animales y preservarlas para después del diluvio.

 Abraham fue utilizado por Dios en un proyecto diferente y específico; Isaac, Jacob, sus hijos, José, Moisés, y que me dice de María, David, Salomón, etc.

 Y si llegamos al Nuevo Testamento vemos la vida de Juan, Pedro, Pablo, Esteban, Felipe, cada uno de ellos tuvo que cumplir con una voluntad específica de Dios para sus vidas.

¿Y qué pasa con nosotros?

¿Se ha preguntado usted cual es la voluntad de Dios para su vida? O al menos, ¿cómo hago para encontrar la voluntad de Dios para mi vida?
Dios nos ha llamado a cumplir una función específica. De esto no le quede la más mínima duda. Pero, ¿cuál es? ¿Como la descubrimos?

Normalmente cuando oímos de historias de éxito, lo primero que se celebra es el resultado final. Casi nunca nos interesamos por saber sobre los detalles, sobre lo pequeño pero importante, sobre las dificultades, sobre las muchas batallas ganadas antes de celebrar la victoria completa.
Y es que para lograr el éxito en la vida debemos de pagar un precio. Debemos de buscar cual es el camino al éxito y empezar a caminar por él. Pero para mucha gente la vida es muy compleja, o es muy loca, o dicen: “de todas maneras nos morimos y ya”, “aquí estamos de pasada”, “ esto es todo lo que hay”, etc.

O conceptos como estos:

• Hoy día la vida es demasiado compleja
• Es muy difícil convivir con la demás gente
• El mundo crea un cerco alrededor nuestro
• Tengo miedo de fallarle a Dios
• Mi vida es tan complicada que no se que hacer
• No entiendo lo que está pasando
• Si soy cristiano porque me pasan estas cosas
• Yo siento como que Dios no está conmigo
• ¿Qué es lo que estoy haciendo mal???
• En mi trabajo todos son inconversos y ya no lo soporto

Estas son algunas de las expresiones más comunes, más típicas que se escuchan dentro del reino de Dios. No crean que se escuchan solo en los inconversos, o en el mundo, también se escuchan aquí, en el reino, con los creyentes!!!!

Es como que si cada día que pasa fuera más difícil, incluso para el pueblo de Dios, el tomar decisiones correctas. Y esto no tiene nada que ver con Dios, es que el mundo, la vida, han cambiado radicalmente y cada día se torna más difícil, más peligroso, más lleno de afán. ¿Se acuerdan lo que dijo Jesús en Mateo??? Cada día trae su propio afán. Lo que pasa es que cada día trae más afán que el otro.

Estamos viviendo tiempos difíciles, esto es claro: la TV, el Internet, las modas, las ansias de poder, el querer tener riquezas a costo de lo que sea, el estrés, la rutina del día a día, las cuentas, las deudas, el poder adquisitivo, las ofertas engañosas (créditos fáciles), el gastar más de lo que ganamos, la falta de una cultura de ahorro, hoy en día es la cultura de las deudas sin sentido, etc. La política corrupta, el fútbol, los desastres naturales, las noticias diarias.

Pareciera que todo es un caos, hasta para nosotros: los hijos de Dios. Nuestro mundo es hoy mucho más complejo que el de hace algunas generaciones atrás y sin duda esto no va a parar, sino que va a seguir en aumento: la tecnología crece día con día, las revoluciones sociales se expanden, la miseria y la pobreza crecen todos los días, las injusticias y la depravación sexual están explotando desde adentro hacia fuera, ya los homosexuales y lesbianas demandan sus derechos que creen poseer y los gobiernos de las naciones los están escuchando y respaldando.

En fin, que más podemos decir, podríamos decir mucho más, pero de esto no se trata lo que vamos a escuchar hoy; esto es solo un parámetro que creo necesario recordar para poder entender lo que Dios quiere para cada uno de nosotros.

Dios quiere que en todo momento tomemos las decisiones correctas, que ante cada situación que enfrentemos en nuestras vidas, por más difíciles que estas sean o parezcan ser, podamos tomar las decisiones correctas, las que Dios quiere que tomemos.

Dios tiene una voluntad o propósito para tu vida, para mi vida. Y conocer esa voluntad no es por arte de magia, ni suerte. Se requiere seguir su mapa de ruta, se debe atender a la guía del Espíritu Santo y se debe obedecer las señales que él ha puesto en el camino.

Todos sabemos lo que son las señales en el camino, ¿verdad??? Curva peligrosa, hombres trabajando, despacio, puente angosto, velocidad máxima, alto, con precaución. Algunas personas creen tener el control de sus vidas y toman decisiones sin tomar en cuenta estas señales y el resultado que usted y yo vemos, todos los días, son muertes por irrespeto a las señales, por irrespeto a las normas establecidas en la ruta por donde transitamos.

Dios nos ha dejado estas normas o principios que son las señales que debemos de obedecer para poder transitar por el camino de acuerdo a su voluntad perfecta para cada uno de nosotros, en Su Palabra, en el manual de vida, en la Biblia. Cuando queramos conocer la voluntad de Dios sobre una situación en particular, lo primero que deberíamos de hacer es preguntarnos: ¿qué sé yo sobre la voluntad de Dios para mi vida? Mientras no conozcamos la voluntad de Dios, no vamos a poder tomar decisiones correctas en situaciones específicas.

¿Y donde podemos conocer la voluntad de Dios??? Muy fácil, pero pareciera que a veces se nos olvida: en Su Palabra, en la Biblia, ese libro que traemos a la iglesia, pero que durante el resto de la semana nos cuesta o se nos olvida leer, estudiar, escudriñar.

Personalmente, no creo que alguien pueda llegar a conocer la voluntad de Dios para su vida sin leer la Palabra, o al menos escuchar a alguien que sí la lee. A pesar de eso, muchos cristianos tratan de encontrar la voluntad de Dios y toman decisiones difíciles para sus vidas sin consultar la Palabra de Dios.

La Biblia no es un libro científico. La Biblia es la Palabra de Verdad que salva del pecado. Es la Palabra que trae la remisión de los pecados a la humanidad. La Palabra de las Escrituras es la Palabra bendita de salvación de la que Dios habló y que cumplió para la humanidad. Como está escrito: «Escudriñad las Escrituras; porque a vosotros os parece que en ellas tenéis la vida eterna; y ellas son las que dan testimonio de mí» (Juan 5, 39). La Biblia es la Palabra que permite a la humanidad ser salvada del pecado y recibir la vida eterna.



SEGUNDA PARTE

Los pasajes de la Escritura que revelan la voluntad de Dios se pueden agrupar en dos categorías: los mandamientos que todos debemos obedecer y los principios para conocer la voluntad de Dios para nuestras vidas. Además de los 10 mandamientos que usted y yo ya conocemos y que sabemos debemos de obedecer, Dios ha escrito en su Palabra algunos principios que se pueden identificar específicamente como la voluntad de Dios.

Recordemos que Jesucristo resumió los 10 mandamientos en dos grandes mandamientos:

SAN MATEO 22

22:36 Maestro, ¿cuál es el gran mandamiento en la ley?
22:37 Jesús le dijo: Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente.
22:38 Este es el primero y grande mandamiento.
22:39 Y el segundo es semejante: Amarás a tu prójimo como a ti mismo.
22:40 De estos dos mandamientos depende toda la ley y los profetas.

Vamos a estudiar al menos seis de esos principios que considero nos pueden enseñar a conocer la voluntad de Dios para nuestras vidas.

Principio No. 1
Dios quiere que usted y yo seamos salvos.

2 Pedro 3:8-9: 8Mas, oh amados, no ignoréis esto: que para con el Señor un día es como mil años, y mil años como un día. 9El Señor no retarda su promesa, según algunos la tienen por tardanza, sino que es paciente para con nosotros, no queriendo que ninguno perezca, sino que todos procedan al arrepentimiento.

15Y tened entendido que la paciencia de nuestro Señor es para salvación;

Pedro en este capítulo exhorta a la iglesia a que tenga el entendimiento limpio y no contaminado de los burladores que andarán diciendo “¿en donde está la promesa de la venida del Señor, que ustedes proclaman?”
Pero Dios Padre quiere que usted no ignore que para él un día es como mil años y mil años es como un día, y que el Señor solo es paciente y retarda su promesa sobre la segunda venida de Jesús, no queriendo que nadie se pierda sino que todos vengan a arrepentimiento.

¡ Porque Dios no quiere que ninguno perezca !
¡ Dios quiere que todos seamos salvos !

El texto es un testimonio claro de la voluntad salvífica universal de Dios. Es para todo el mundo, pero no es una voluntad absoluta (sino todos se salvarían sin tener que hacer algo); sino que está condicionada por la respuesta de fe que el hombre debe aportar.
“El que cree se salva, el que no cree se condena”  (San Juan 3: 16-21)

El plan de Dios para la humanidad comienza con la salvación mediante el creer en Jesucristo como el Hijo de Dios, que murió para el perdón del pecado del mundo, que fue sepultado y que al tercer día le resucitó de entre los muertos y que actualmente tiene más de 2000 años de estar a la diestra de Dios.

El primer requisito para conocer la voluntad de Dios es ser salvo. Si usted no ha sido salvo a través del nuevo nacimiento mediante la fe en el Hijo de Dios, en Jesucristo, y su obra consumada en la cruz, entonces es inútil tratar de conocer la voluntad de Dios.

Es imprescindible que usted realice este primer paso antes de continuar en su búsqueda de la voluntad de Dios para su vida. Esté muy atento de lo que el Señor quiere decirle por medio de este estudio, pero no se olvide de este primer requisito: la voluntad de Dios es que usted sea salvo a través de Jesús. Ríndase a Jesucristo y usted va a poder comenzar a conocer la voluntad del Padre para su vida.

Dios tiene un propósito para tu vida, pero ese propósito comienza con la salvación. Por eso es que muchas personas pasan por la vida y van de aquí para allá, y ser enredan en los afanes de este mundo y se la pasan preguntándose: “¿para que vivo? ¿Qué es lo que he venido a hacer a este mundo?” y no encuentran la respuesta, porque la respuesta comienza con la salvación, comienza con ese acto de arrepentimiento y de fe delante del Señor. Ahí comienza todo; pero el problema es que no todos están dispuestos a tomar esta decisión.

Recordemos lo que dijo Jesús en el libro de San Mateo:

“13Entrad por la puerta estrecha; porque ancha es la puerta, y espacioso el camino que lleva a la perdición, y muchos son los que entran por ella; 14porque estrecha es la puerta, y angosto el camino que lleva a la vida, y pocos son los que la hallan.”

El plan de Dios para tu vida comienza con la salvación en Cristo Jesús; pero esto es una decisión personal que solo tú puedes hacer. Nadie más puede hacerla por otro. Y si de verdad queremos empezar a conocer la voluntad de Dios para nuestra vida, entonces debemos de empezar en orden, como Dios lo pide, y es con la salvación. Este es el primer requisito.

Principio No. 2

Dios quiere que nos dejemos controlar por Su Palabra y Su Espíritu.

El segundo principio que encontramos para conocer la voluntad de Dios es “caminar en el espíritu”; o sea vivir una vida controlada por el Espíritu Santo.

Veamos que nos enseña sobre esto Efesios 5:17-18.
“17Por tanto, no seáis insensatos, sino entendidos de cuál sea la voluntad del Señor. 18No os embriaguéis con vino, en lo cual hay disolución; antes bien sed llenos del Espíritu,…”

Pablo nos dice que si no llegamos a conocer la voluntad de Dios, que si no tratamos de encontrarla, somos insensatos, pero que todo aquel que quiere y se esfuerza en buscar la voluntad de Dios para su vida es un entendido.

¿Qué cree usted que es mejor ser insensato o ser entendido? La respuesta va a saltar a tu mente inmediatamente: “ser entendido”, ¿verdad?. Cuando se nace de nuevo, el Espíritu Santo de Dios viene a la vida de esa persona, y quiere llenarla o mejor dicho controlarla. Así como el que toma licor es controlado por la bebida, así el hijo de Dios debería ser controlado por el Espíritu Santo.

Esta comparación es válida puesto que a las bebidas alcohólicas se les ha llamado siempre “bebidas espirituosas”. En ambos casos vemos como las dos formas quieren controlar a la persona. Lo que pasa es que hay una gran diferencia en las dos y es que el vino cuando controla es para perdición (e indiscutiblemente no es con lo que Dios quiere que nos llenemos: “…no os embriaguéis con vino…”), mientras que con el Espíritu Santo, cuando lo dejamos hacerlo, es para salvación y esta si es la voluntad de Dios: que nos dejemos llenar por el Espíritu Santo y que dejemos que nos controle por completo (“…antes bien sed llenos del Espíritu…”).

Ahora, debemos de entender que esto no es un consejo o un simple aviso, es un mandamiento. Todo creyente debe ser lleno del Espíritu Santo y también debemos de entender que no somos llenados una única vez para siempre. Es nuestro deber ir recibiendo continuamente ese poder del Espíritu Santo para cada momento de nuestra vida cristiana. Porque sin El nada podemos hacer. (Juan 15:5)

No es que el Espíritu nos llena, sino que nosotros nos debemos dejar llenar por él. No está en nosotros tomar mucho o poco Espíritu, sino el permitir que el Espíritu tome poco o mucho de mí.

Cuando no dejamos que nos llene, o sea que tome poco de nosotros, entonces le contristamos o lo que es lo mismo le apagamos, apagamos su poder en nosotros. Un creyente apaga y contrista el poder del Espíritu Santo cuando rehúsa rendirle todo lo que es y tiene, cuando dejamos áreas de nuestra vida sin entregárselas al control del espíritu.

De esta forma le cerramos las puertas a la acción del Espíritu Santo en nosotros y le ponemos barreras, ya que el espíritu respeta la libertad de cada individuo de decidir; El no va a forzar a nadie. Y saben que queda en ese lugar que nos guardamos y que no le entregamos bajo control al Espíritu Santo: Un IDOLO. Así es, todo aquello que tengamos dentro de nuestro ser, que nos ha atado, que nos ha manipulado, que le ha servido a los demonios para esclavizarnos, y que no le hemos entregado al Espíritu santo para que lo controle, se llama un IDOLO…!!!

¿Conoce usted personas así? Yo sí. Yo he sido una de esas. Por eso es que a veces conocemos personas, grandes siervos de Dios, metidos en la congregación de cabeza, predicando, enseñando, trayendo gente nueva continuamente, con células; y de un momento a otro no los volvemos a ver y al cabo de un tiempo nos damos cuenta que se han ido de la congregación y están en pecado. Y uno se pregunta: ¿pero como sucedió esto?
Bueno la respuesta es que fueron en contra de la voluntad de Dios y no se dejaron llenar por el Espíritu Santo, no dejaron que el espíritu tomara control de esa área o áreas de sus vidas y esa fue la puerta que mantuvieron abierta para los demonios. En mi vida tengo un ejemplo real de esto que les estoy compartiendo. La persona que más nos motivó, a mí esposa y a mí, a convertirnos a Cristo, a empezar una vida cristiana correcta, a dejar la vida religiosa que teníamos, hoy está en pecado y completamente alejado de la iglesia. Hemos realizado esfuerzos para ayudarle a que vuelva en sí, pero han sido infructuosos. Pero seguimos orando, porque es una persona a la que amamos!!

Cuando esto nos sucedió, vi la Palabra de Dios cumplirse delante de mis ojos. Se acuerdan de lo que dice la Palabra en Mateo 12: 43-45: “43 Cuando el espíritu inmundo sale del hombre, anda por lugares secos, buscando reposo, y no lo haya.
12:44 Entonces dice: Volveré a mi casa de donde salí; y cuando llega, la haya desocupada, barrida y adornada.
12:45 Entonces va, y toma consigo otros siete espíritus peores que él, y entrados, moran allí; y el postrer estado de aquel hombre viene a ser peor que el primero. Así también acontecerá a esta mala generación”.

Conságrele todo su ser al Señor. Y no estoy hablando de ponerse una sotana o algo parecido y meterse en un monasterio o algo similar. Es dejar que el Espíritu Santo me llene por completo; que tome control de todo mi ser. Esto me va a permitir caminar dentro de la voluntad de Dios para mi vida.

¿Y cómo podemos ser llenos del Espíritu Santo? Yo no encuentro otra forma que no sea a través de La Palabra de Dios. Es imposible que el Espíritu me sature sino estoy cimentado en la Palabra de Dios, porque el Espíritu Santo inspiró la Palabra. 2 Pedro 1:21 dice: “21porque nunca la profecía fue traída por voluntad humana, sino que los santos hombres de Dios hablaron siendo inspirados por el Espíritu Santo.”

Muchos cristianos están tomando decisiones equivocadas porque sus mentes están llenas del mundo y sus afanes, de su estructura, de su sistema, y se dejan llevar por eso; porque sus mentes no están llenas de la Palabra de Dios.

Y esto es para todos: para los pastores, para los predicadores, para los maestros, para los miembros de la congregación, pero indiscutiblemente para cada uno de los que decimos ser cristianos e hijos de Dios, y creo que estos incluyen a los primeramente descritos.

¿Qué tal si empezamos por estudiar la Palabra el doble de tiempo que lo hemos realizado hasta el día de hoy?, ¿qué tal si nos disponemos a servir con el doble de ganas y pasión en la obra del Señor a como lo hemos hecho hasta el día de hoy? De esta forma vamos a tener nuestra mente continuamente renovada en la verdad de Dios, en Su Palabra y será más fácil que el Espíritu Santo tome control de TODO nuestro ser.

¡Esta es la voluntad de Dios para cada uno de nosotros!

CUARTA PARTE

Principio No. 3

Dios quiere que le amemos y nos rindamos a su voluntad


Este es el tercer requisito. Se acuerdan del gran mandamiento dado por Jesús: “ame al Señor Tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma y con toda tu mente” este amor solo puede ser por una total sumisión a Él. Veamos lo que nos dice Romanos 12:1-2: “1Así que, hermanos, os ruego por las misericordias de Dios, que presentéis vuestros cuerpos en sacrificio vivo, santo, agradable a Dios, que es vuestro culto racional. 2No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta.”

Cada día debemos echar a un lado nuestros deseos y seguirle, poniendo todas nuestras energías y recursos a su disposición y confiando en su dirección. Lo hacemos en gratitud porque nuestros pecados han sido perdonados.

Dios tiene planes buenos, agradables y perfectos para sus hijos. Él quiere transformarnos en un pueblo con una mente renovada, vivos para honrarle y obedecerle. Debido a que Él solo quiere lo mejor para nosotros y por haber dado a su Hijo para que tengamos vida nueva, deberíamos ofrecernos con gozo en sacrificio vivo para su servicio.

Los cristianos tenemos este llamado: «No os conforméis a este siglo». No hemos de estar conformes con la conducta y costumbres de este mundo, que por lo general son egocéntricas y a menudo corruptas. Muchos cristianos dicen sabiamente que la conducta mundana se extralimita demasiado. Nuestro rechazo a formar parte del mundo, sin embargo, debe ir más allá del nivel de conducta y costumbres. Debe estar firmemente arraigado en nuestras mentes: «Transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento».

Es posible evitar muchas de las costumbres mundanas sin dejar de ser orgullosos, codiciosos, egoístas, obstinados y arrogantes. Solo cuando el Espíritu Santo renueva, reeduca y reorienta nuestra mente somos en verdad transformados

Esta lectura me enseña que es necesario rendirnos a Dios para poder llegar a conocer su voluntad: buena, agradable y perfecta. Debemos de presentarnos ante el Señor en sacrificio vivo, santo, agradable a Él; o sea en un acto de rendición total.

Es decirle a Dios que estamos dispuestos, comprometidos a realizar lo que El quiere que hagamos. Es un gran desafío, es decirle a Dios: “Señor, antes de que me reveles tu voluntad, me comprometo a cumplirla. Antes de que me reveles a través de tu Palabra lo que quieres que haga, me comprometo a hacerlo”

Muchas veces los cristianos venimos ante el Señor en oración, pidiéndole que nos revele su voluntad, pidiéndole que nos use; y cuando nos responde no estamos dispuestos a hacer lo que nos indica.

Rindámonos a Dios, busquemos su voluntad para nuestras vidas a través de la Palabra y en oración, pero antes de eso comprometámonos con Él a realizar lo que nos indique. Podría ser cosas que nos han tenido atados desde hace muchos años y el Señor quiere que nos despojemos de eso, que se lo entreguemos a Él; no puedo seguir cerrando la puerta a la revelación de Dios para mi vida porque me siento cómodo con la forma en que soy, como me comporto, como vivo. Podría ser que Dios quiera que yo me despoje de todo eso y debo estar dispuesto a obedecer.

Saben, yo he visto al diablo desbaratar la vida de una persona cristiana, una persona muy inteligente y lleno de ganas de servirle a Dios; y lo pudo hacer porque esa persona no estuvo de acuerdo en entregarle un área de su vida a Dios y esa fue la puerta para la maldición. Y lo mismo podría pasarle a cualquiera de nosotros. 1 Corintios10:12 nos advierte: “Así que, el que piensa estar firme, mire que no caiga.”

La vida cristiana es un proceso de santificación. Primero en nuestro interior y luego en mi relación especial con los demás miembros de la congregación.

Somos templo del Espíritu Santo y miembros de la iglesia, que es Cristo. Nuestros cuerpos deben de ser presentados en sacrificio vivo, no muerto, en santidad, en unidad con Cristo y esto lo hace aceptable a Dios. Esta es la verdadera adoración en espíritu y en verdad que Dios exige y acepta.
Dios no quiere que nos apartemos del mundo, ni que dejemos de hablarle a los inconversos; sino que no vivamos al estilo del mundo presente. Jesús oró al Padre en Juan 17:5: “no ruego que los quites del mundo, sino que los guardes del mal; no son del mundo, como tampoco yo soy del mundo.”

Usted y yo vivimos en este mundo, creado por la Palabra de Nuestro Dios, pero también gobernado por el príncipe de éste siglo (satanás). Debemos de predicarle la palabra a este mundo, pero evitando caer en los deseos de la carne, que son los deseos de este mundo.



QUINTA PARTE

Principio No. 4
Dios quiere que vivamos una vida santificada

1 Tesalonisenses 4:3-6 nos enseña sobre esto: “3pues la voluntad de Dios es vuestra santificación; que os apartéis de fornicación; 4que cada uno de vosotros sepa tener su propia esposa en santidad y honor; 5no en pasión de concupiscencia, como los gentiles que no conocen a Dios; 6que ninguno agravie ni engañe en nada a su hermano; porque el Señor es vengador de todo esto, como ya os hemos dicho y testificado. 7Pues no nos ha llamado Dios a inmundicia, sino a santificación. 8Así que, el que desecha esto, no desecha a hombre, sino a Dios, que también nos dio su Espíritu Santo.”

En esto hay mucha tela que cortar, pero voy a comenzar haciendo una reflexión a través de una anécdota, mucha atención: “un hombre vino a un pastor por consejería y le dijo: soy un hombre cristiano, lleno del Espíritu Santo, asisto a una iglesia llena del espíritu y estoy tratando de decidir si Dios quiere que me divorcie de mi esposa para casarme con la mujer con la que estoy viviendo actualmente.
El pastor sorprendido le dice: un momento, vamos a dejar claro algo, usted, primero que todo no está lleno con el Espíritu Santo!!”

Cuando no vivimos una vida santa estamos completamente fuera de la voluntad de Dios. La santidad no es un tipo de vida para personas especiales o superdotadas, es para los creyentes y es la voluntad de Dios que vivamos en santidad. Cualquier cosa que usted haga dentro de la iglesia, sin santidad, es vano.

Y esta vida de santidad tiene tres características:

1. Abstenerse de la inmoralidad sexual: muy cerca de la autoconservación, el sexo es la fuerza más poderosa de la vida. Debemos controlar nuestra sexualidad, nuestra conducta sexual, no que ella nos controle a nosotros. La tentación sexual llega a ser el problema número uno en cuanto a vivir la vida cristiana. ¿De que se tratan los escándalos dentro del reino de Dios??? La mayoría son por conducta sexual inapropiada. Es por eso que Pablo, en su lista de 18 pecados a los que hace referencia en el libro de Gálatas, en el cap. 5: 19-21, enumera en primer lugar cuatro pecados sexuales…es que son los primeros!!!!

Hoy en día nuestra cultura humanista está saturada de inmoralidad sexual: la publicidad, las clase de educación sexual sin valores de ningún tipo, las campañas sobre “sexo seguro”, el acceso a la pornografía en Internet, las películas explícitas, las conductas de los niños y adolescentes en nuestro sistema educativo. Nuestros niños están inmersos en un mundo lleno de pecado.

Si hemos cometido errores y nos hemos equivocado con nuestras actitudes hacia al sexo. Si hemos caminado en contra de la voluntad de Dios en esta área, hoy es un muy buen día para que nos arrepintamos y le pidamos perdón a Dios y El nos va a ayudar de aquí en adelante, ¡¡¡hoy es el día!!!

Cometimos errores porque en algunos casos éramos ignorantes de la palabra de Dios y de su voluntad; y por otro lado, aún conociéndola hemos caído y hemos tomado decisiones equivocadas; pero recuerda lo que nos enseña Pedro: Dios es paciente, no es que se ha olvidado, (a Dios no se le olvida nada) es paciente y espera a que todos vengamos a arrepentimiento y que todos recibamos la salvación. Dios quiere que usted sea salvo, esa es su voluntad para con usted. ¡¡¡Hoy es tu día!!!

La voluntad para con el sexo es que éste sea bueno y sano, pero dentro del matrimonio, no lo digo yo, lo dice la Palabra y esta es la voluntad de Dios para nuestras vidas. Orémosle a Dios y El nos dará las fuerzas, la fortaleza y la paciencia para esperar en el y no cometer errores en cuanto a decisiones de tipo sexual.

2. Mantenga su cuerpo en santificación y honor: Dios quiere nuestro cuerpo en santificación y honor, no en pasiones desenfrenadas como los gentiles. Dios reclama nuestros cuerpos en santificación. Somos templo del Espíritu Santo de Dios. No somos cualquier cosa. ¡¡¡Somos templo del Espíritu Santo de Dios!!!

No contristemos al espíritu con nuestras actitudes, con nuestros pensamientos, con nuestras palabras. No lo contristemos con inmoralidad sexual, con lascivias, ni con pasiones carnales. Llenemos nuestra mente con la Palabra de Dios y ésta se encargará de transformar nuestros pensamientos y de sanar nuestro corazón.

Dios quiere usarnos en el reino. A usted y a mí. Pero para esto requiere que estemos limpios. Si usted va a llenar un vaso para tomar agua, cómo lo escoge: sucio o limpio??
¿Verdad que limpio? Y entre más limpio mejor…más puro y de más provecho lo que nos tomamos. ¿Verdad?? Así quiere Dios sus vasos. El busca vasos limpios en donde derramar de su Espíritu Santo y llenarlos hasta saturarlos, para que de estos vasos se puedan llenar otros.
La presencia del espíritu santo en usted en forma poderosa hace que otros se sientan atraídos y cuando vienen, esa unción los va a tocar y se van a impregnar de la unción y eso los va a conducir al Señor, a la salvación de Dios.

Pero hay que estar limpios. No puede haber inmundicias en nuestra mente o corazón. Si las hay somos vasos sucios y el Señor no nos va a usar entonces, porque El busca vasos limpios.

3. Sea honesto con los demás: no nos aprovechemos de los demás. No andemos con chismes sobre otras personas. No saquemos ventaja de una condición “x” de una persona en nuestro provecho. Nosotros, los hijos de Dios debemos de ser diferentes.

Dios exige que digamos siempre la verdad, no existen las mentiras piadosas, ni las medias verdades, hay mentiras y hay verdades. Dios quiere que actuemos siempre en la verdad.
Dios quiere que me interese por los demás. Si vemos a alguien decaído, seamos para él un soporte y oremos juntos para que Dios tenga misericordia de esa persona. Lo que pasa es que muchas veces alguien llega buscando apoyo y rapidito nos apartamos porque nos da miedo que nos pida plata prestada. Nos interesa más nuestra plata que la condición de un hermano o hermana; o de un vecino o pariente inconverso.

Si usted no tiene dinero dígaselo pero ore con el para que el Señor supla conforme a la necesidad de esa persona. Ayúdele, esté con el o ella. Jesús dijo que lo que se requería es que hayan dos o más reunidos en su nombre y El estará ahí. Dos es lo mínimo. No lo dejemos solos. Y si usted tiene la plata, mi hermano, mi hermana, ayude, despójese, usted no sabe lo que le puede estar esperando en la esquina. Recuerde Dios está continuamente como un alfarero moldeándonos y estas cosas no le gustan al Señor.

Jesús dijo que en donde esta nuestro tesoro ahí está nuestro corazón. No deje que su tesoro sea el dinero. De esta forma usted le cierra las puertas a la bendición.
Y no estoy hablando de esa gente que siempre anda tratando de sacarle la plata a uno con cara de tristeza y un montón de mentiras; no, yo hablo de personas que usted y yo conocemos que realmente están pasando por una situación muy difícil y que requieren de nuestra ayuda. Eso es lo que quiere el Señor!!!!

No nos hagamos los desentendidos, preocupémonos por las personas que están cerca de nosotros.

Saben por que yo soy una persona muy desprendida, de acuerdo a mis posibilidades, claro está!! Porque yo he tenido temporadas malas, muy malas; pero Dios siempre tuvo gente cerca de mi para que me ayudaran y yo pudiera salir adelante y eso a mi no se me va a olvidar nunca. Por eso, cada vez que yo le puedo ayudar a alguien, con lo que sea, lo hago y disfruto haciéndolo, porque yo se que eso son tesoros que yo acumulo en el cielo y de eso se trata al final de cuentas.

Preocúpese por la gente…Dios quiere que usted lo haga, está dentro de su voluntad para nuestras vidas.


 
  ESCUDRIÑANDO A PROFUNDIDAD
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

  JESUCRISTO VIVE!!!
; CLAMA A MI Y YO TE RESPONDERÉ Y TE ENSEÑARÉ COSAS GRANDES Y OCULTAS QUE TU NO CONOCES JEREMÍAS 33: 3 AMADOS HERMANOS EN CRISTO JESÚS Y RESPETABLES AMI@S, LES PEDIMOS NOS PUEDAN APOYAR EN ÉSTE MINISTERIO, CON SUS ORACIONES Y OFRENDAS COMPLETAMENTE VOLUNTARIAS. DIOS LE RECOMPENSARÁ DEBIDAMENTE.
Free Blog Content

  Publicidad
  PUBLICIDAD EXCLUSIVA!!!
  PUBLICIDAD QUE APOYA ESTE MINISTERIO
relojes web gratis
  LIBROS DISPONIBLES
1.- LA IMPORTANCIA DE LA ORACIÓN. 2.- ¿POR QUÉ PECAMOS AÚN LOS CRISTIANOS EVANGELICOS? 3.- LA SILLA DEL ANTICRISTO. 4.- DOMINIO DIVINO vrs. LIBRE ALBEDRIO. 5.- CONTRARRESTANDO HEREJIAS. 6.- LAS PARÁBOLAS DE JESÚS: UN PARALELISMO ACTUAL. 7.- DOCUMENTO OCEFAE. ADQUÍERALOS CON UN DONATIVO VOLUNTARIO : INFÓRMENOS QUE LO HA REALIZADO A: misionpacifico7@hotmail.com. DIOS LE BENDIGA GRANDEMENTE EN EL NOMBRE DE JESÚS. ATENCIÓN, EXTREMA ATENCIÓN......... SI ERES ESCRITOR O TE GUSTARÍA ESCRIBIR PEQUEÑOS ARTÍCULOS, QUE ADEMÁS TE DARÍAN MUY BUENOS INGRESOS; POR FAVOR, HAZ CLICK AQUÍ: Click Here!
  V I S I T A N T E S DEL M U N D O
VISITANTES DEL DÍA POR PAÍS:
   
Hoy habia 1 visitantes (24 clics a subpáginas) ¡Aqui en esta página!
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <= ;