ESCUDRIŅANDO  
 
  CODIGO DA VINCI 26-09-2017 14:26 (UTC)
   
 





 

MARIA MAGDALENA, JUAN EL BAUTISTA, LEONARDO DA VINCI  Y  EL PRIORATO DE SION.”

Culpa : Frente a disparar de confianza con altos plata barbo  Foto de archivo  

Juan el Bautista y la polémica con relación a la secta de Leonardo da Vinci: “el priorato de Sión.”

¿Quien fue Juan el Bautista?

Según las sagradas Escrituras en el pasaje santamente escrito en el Evangelio de Lucas capítulo 1 del verso 39 al 66 se narra en detalle el nacimiento de Juan, apodado “el Bautista”, por su amplio ministerio encomendado por Dios. 

Hijo de Zacarías y Elizabeth.

El padre del niño Juan, Zacarías era sordomudo:

 

                 “Aconteció que al octavo día vinieron  para circuncidar al niño; y le llamaban con el nombre de su padre, Zacarías; pero respondiendo su madre, dijo: no; se llamará Juan. Le dijeron: ¿Por qué? No hay nadie en tu parentela que se llame con ese nombre. Entonces preguntaron con señas (sordo) a su padre cómo le quería llamar. Y pidiendo una tablilla, escribió (mudo) diciendo: Juan es su  nombre. Y todos se maravillaron. Al momento fue abierta su boca y suelta su lengua, y habló Bendiciendo a Dios.” San Lucas 1: 59-64. (Palabras entre paréntesis, del autor). 

Elizabeth era prima de Maria, la madre de Jesús:

“Y he aquí tu parienta Elizabet, ella también a concebido hijo en su vejez; y este es el sexto mes para ella, la que llamaban estéril.” San Lucas 1: 36.

Esta tenía seis meses de preñez, o sea que la Bienaventurada virgen María empezaba su embarazo cuando visitó a su parienta Elizabeth; por lo cual Jesús y Juan serían primos en segundo grado, mas o menos así.

La diferencia de edades sería de seis meses.  Pues cuando la Bienaventurada Maria llegó a donde se encontraba Elizabeth y la saludó, dice el versículo 41:

 

              “Y aconteció que cuando oyó Elizabet la salutación de María, la criatura (Juan) saltó en su vientre; y Elizabet fue llena del Espíritu Santo.”  

María sabía del poder sobrenatural que había gestándose en su santo vientre; el que a la postre sería nuestro glorioso Señor y Salvador CRISTO JESUS.

Me imagino que la suegra de Elizabeth dispuso nombrar a su nieto como su padre; Zacarías (verso 59), pero la madre dijo: “No; se llamará Juan” (v.60b), luego leemos que por señas preguntaron a Zacarías y él pidió una tablilla; pudo haber sido una especie de pequeño pizarrón; escribiendo allí “Juan”, en ese momento Jehová Dios le sano del sufrimiento que padece un sordomudo.  En agradecimiento empezó a alabar a Dios (versos 62-65).

Fue tanta la presencia de Dios en ese lugar que éste Zacarías fue lleno del Espíritu Santo siéndole otorgado el Don de profecía, empezó a hablar en nombre de Dios con relación a su hijo Juan; describiendo la misión que éste portaba de parte de Dios; preparar el camino, anunciando a los gentiles para cuando nuestro Glorioso JESUS, el Mesías prometido, empezara su Ministerio a la edad de treinta años.

Dice el versículo 76 de este capítulo 1, del Evangelio de Lucas:

 

         “Y tu, niño, profeta del Altísimo serás llamado; porque iras delante de la presencia del Señor, para preparar sus caminos.”

Le pido seguir leyendo hasta el verso 79 inclusive.

En el versículo 80 detalla que Juan crecía y se fortalecía espiritualmente en el desierto.

Dios por medio del profeta Malaquias había anunciado el nacimiento de Juan, y la delegada e importantísima misión que le había sido encomendada:

 

               “He aquí, Yo envío mi mensajero, el cual preparará el camino delante de mi; y vendrá súbitamente a su Templo el Señor a quien vosotros buscáis, y el ángel del pacto, a quien deseáis vosotros. He aquí viene a dicho Jehová de los ejércitos.” Malaquias 3: 1.

MALAJI.

Libro del profeta Malaquias. El último de los profetas hebreos de la antigüedad.

Este es el último libro profético de la “Tanak”, que es la Biblia Hebrea, lo que nosotros conocemos como el Antiguo Testamento.

Algunos eruditos antiguos confundieron la palabra hebrea “Malají” como un pronombre personal, refiriéndose al nombre Malaquias, pero al escudriñar a profundidades, descu-brimos por revelación lo siguiente:

Malají, es una palabra hebrea que significa en sentido literal: “MI MENSAJERO”  que  si lo comparamos, es un apelativo que aparece en el libro de Malaquias 3:1

 

                “He aquí Yo envío mi mensajero, el cual preparará el camino delante de mi; y vendrá súbitamente el Señor (Jesús) a quien vosotros buscáis, y el ángel del pacto a quien deseáis vosotros. He aquí viene a dicho Jehová de los ejércitos.”

El pronombre personal YO en éste versículo es indicativo del Dios nuestro en comunión con su Hijo Amado “Mi Padre y Yo, uno somos” dijo Jesús.

Este libro profético es el último que aparece en todas las ediciones de nuestra Santa Biblia. Pertenece a uno de los denominados doce profetas menores.

Según los estudiosos, el libro de Malaquias fue escrito en una fecha posterior al exilio de los judíos por la década del 460 al 450 antes del nacimiento de Jesucristo.

Fue escrito de una manera muy particular; de oráculos proféticos debidamente presentados en una singular forma didáctica. El método consistió en formular preguntas y a con-tinuación, responderlas; en lugar de profetizar oráculos en la forma usual de los profetas.

Oráculos, significa:

 

Las respuestas de Dios por si mismo o por medio de sus ministros, quienes eran los videntes, como se les llamaba a los profetas también en aquellos tiempos.

Vemos en la primera profecía de Malaquias 1: 2-5 que Jehová confirma su amor eterno a su queridísimo pueblo elegido Israel (la niña de sus inigualables ojos), en la segunda profecía: capítulo 1 verso 6 y capítulo 2, versículo 9 los sacerdotes y el pueblo son censurados por ofender el nombre de Dios al sacrificar animales defectuosos y se profetisa el castigo a los sacerdotes si insisten en ignorar sus obligaciones. 

La tercera profecía se enmarca en el capítulo 2:10-16 se refiere al divorcio y a los matri- monios mixtos entre judíos y gentiles, lo cual en ese antiguo pacto, era reprobable ante los ojos de Dios.

En el capítulo 2 del verso 17 e introduciéndonos al capítulo 3 hasta el verso 5 leemos la cuarta profecía, la cual advierte que Dios vendrá, anunciado por su Malají y juzgará a los malvados que ya no le temen como el Dios del juicio (2:17). 

La quinta profecía; Malaquias 3: 6-12 indica que las cosechas han sido malas porque se le ha estado robando al no entregar a cabalidad el diezmo (10%). Jehová Dios con mano propia promete enormes e incontables Bendiciones a los que diezmen correctamente y por amor a El. ¡¡Qué promesas!! Escritas en Malaquias 3: 10-12.

La última profecía (3:13-4,3) anuncia que la obediencia a Dios será recompensada cuando llegue el día del juicio.

Era el Malají, Juan el Bautista, quien se menciona en Malaquias 3: 1-3  (escudríñelo por favor). El cual vino a preparar el camino del Mesías, Cristo Jesús, según escritos sagrados en San Juan 1: 29-31; San Mateo 11: 10-11; San Lucas 1:17, 76. Lo afirmamos.

Sabemos por mucho que Elías vino a esta tierra en la persona de Juan el Bautista y vendrá nuevamente, antes que venga el día de Jehová (según Malaquias capítulo cuatro).

El que escribió el Libro de Malaquias, pues fue Malaquias (l: 1). 

El Malají, no es un pronombre personal, sino como ya vimos es una palabra hebrea, que en sentido literal significa: Mi Mensajero. Este mensajero de Jehová Dios, es indudable-mente: Juan el Bautista, que vino a preparar el camino de nuestro Señor y Salvador, el Cristo, el Mesías, nuestro glorioso JESUCRISTO. 

El mensajero para antes del día temible del Señor Jehová, será el profeta Elías:

 

              “He aquí Yo os envío el profeta Elías, antes que venga el día de Jehová, grande y terrible.”  Malaquias 4: 5.

En otro escrito sabremos cual es “El día del Señor”, que no será otro más que “El día del juicio final” (Romanos 2: 5, Judas 6, Apocalipsis 6: 17, etc. etc.)

Juan el Bautista, fue anunciado muchos años antes del nacimiento del verdadero Cristo, siendo el mismo Elías, quien sería enviado mucho ANTES “que venga el día de Jehová”

Elías =  Juan, “El Bautista”

Este varón de Dios vestía y vivía igual que el profeta Elías.

Nos fue revelado y confirmado por el propio Jesús de Nazareth que este varón, Juan el Bautista, era el mismo Elías.  En la soberanía de Dios fue posible este acontecimiento, siendo la reencarnación del mismo profeta de aquellos lejanos tiempos. 

Sabemos por la Palabra de Dios que la reencarnación no es valida ni permitida por Dios, según Hebreos 9: 27

“Y de la manera que está establecido para los hombres que MUERAN  UNA SOLA VEZ, y después de esto el juicio.”

Dios en su sola potestad y Soberanía, la que nadie puede discutir; permitió por sus mara villosos planes, dejar que aquel gran varón suyo; el profeta Elías viniera otra vez a este planeta y naciera de una familiar cercana de la madre terrenal de nuestro Salvador.

El mismo Señor Jesús fue quien afirmó que Juan, “el Bautista” era Elías; veámoslo en el pasaje de San Mateo11:12-15 que dice:

 

                    “Desde los días de Juan el Bautista hasta ahora, el Reino de los Cielos sufre violencia, y los violentos lo arrebatan. Porque todos los profetas y la ley profetizaron hasta JUAN. Y si queréis recibirlo,  EL ES AQUEL ELÍAS que había de venir. El que tiene oídos para oír, oiga.”

Perfectamente claro. A pesar de la verídica frase dicha por el propio Jesús de Nazareth, ante muchísimos testigos, aún hay muchos que dudan al respecto. Le ruego que ore a Dios para que su Santo Espíritu le de FE y crea.  Si persiste la duda, léalo en cuantas versiones bíblicas, pueda.

Similitudes asombrosas:

Su vestimenta y comidas eran similares a las de Elías: 2ª. Reyes 1:8 dice:

 

              “Y ellos le respondieron : un varón que tenia vestido de pelo, y ceñía sus lomos con un cinturón de cuero. Entonces él dijo: es Elías tisbita.”

Comparemos esta narrativa, con la cita de San Mateo 3: 4

 

           “Y Juan estaba vestido de pelo de camello, y tenia un cinturón de cuero alrededor de sus lomos y su comida era langostas y miel silvestre.”

Regresando a aquellos lejanos tiempos leemos en 2ª  Reyes 2: 11

 

               “Y aconteció que yendo ellos (Elías y Eliseo), y hablando, he aquí un carro de fuego con caballos de fuego apartó a los dos; y Elías subió al Cielo en un torbellino”

Dice “subió al cielo” lo cual significa que no murió, fue llevado vivo. Aquí se nos revela lo que dice el versículo diez de Hebreos 9, que está establecido que los hombres deben morir UNA SOLA VEZ.  El profeta Elías no murió; al igual que Enoc, quien fue transportado vivo al cielo.
 
Por el acontecimiento leído con anterioridad, Dios, quien no permite la reencarnación,  planificó el regreso, dándole el privilegio de ser la persona que prepararía el camino del Señor Jesús; empezando a predicar el Evangelio del Reino como leemos en  San Mateo 3:1-10; dándole toda la gloria y majestad al que vendría después de él verso 11

                           “Yo a la verdad os bautizo en agua para arrepentimiento; (dice Juan) pero el que viene tras mí (o sea Jesús, el Cristo), cuyo calzado yo no soy digno de llevar, es más poderoso que yo; El os bautizará en Espíritu Santo y fuego.”  (Notas entre paréntesis, del autor; y siguientes).

 Juan “el Bautista” conocía sus límites, sabia que Jesús el hijo terrenal de María; era el verdadero, único Señor y Salvador de nuestras almas para vida eterna en Él ante el Santo Padre, nuestro único, soberano, Omnisciente, Omnipotente, Sabio, Justo y Todopoderoso JEHOVA DIOS.

Juan estaba conciente plenamente de su subordinación ante el Mesías, que cuando el Señor Jesús se acercó al río Jordán, en donde Juan bautizaba, éste se oponía a llevar a cabo el bautismo del Maestro, porque sabía perfectamente que Jesús era también su Señor y Dios.  Juan era el que al igual que nosotros necesitaba ser bautizado y salvo por el Rey de reyes y Señor de señores.

 

             “Entonces Jesús vino de Galilea a Juan al Jordán, para ser bautizado por él. Más Juan se le oponía, diciendo: Yo necesito ser bautizado por ti, ¿Y tú vienes a mí?  Pero Jesús le respondió: deja ahora, porque así conviene que cumplamos toda justicia. Entonces le dejó..

 

             Y Jesús, después que fue bautizado, subió luego del agua; y he aquí los cielos le fueron abiertos, y vio al Espíritu de Dios que descendía como paloma, y venia sobre Él. Y hubo una voz de los cielos, que decía:  ESTE ES MI HIJO AMADO, EN QUIEN TENGO COMPLACENCIA.”  San Mateo 3: 13-17.

El primogénito de Zacarías y Elizabet, siguió predicando las buenas nuevas de salvación por medio de Aquel, que él conocía, sabiendo que era el verdadero Cristo, es decir el   Mesías prometido, anunciado por Dios mediante algunos profetas de la antigüedad, muy especialmente por el gran vidente Isaías, como leemos:

 

        “Porque un Niño nos es nacido, Hijo nos es dado, y el principado sobre su hombro; y se llamará su Nombre Admirable, Consejero, Dios fuerte, Padre eterno, Príncipe de paz.”  Isaías 9: 6.

Isaías 52:13-15; continuando la lectura en todo el capítulo 53 se profetizó esa gloriosa venida del único y verdadero Mesías; quien vivió 33 años de los nuestros.

Sabemos que el VIVE Y PERMANECE  PARA SIEMPRE. RESUCITÓ al tercer día; siendo eso es el NÚCLEO del Cristianismo, su Resurrección y Ascensión al Trono del Padre, nuestro Dios.  Le esperamos en el Rapto y posterior Segunda Venida.  ¡¡¡Gloria a Él por siempre!!!  Ven Jesús, ven pronto.

Juan el bautista siguió su misión y muchísimos fueron salvos por sus mensajes de salvación por medio de Jesús; según el mandamiento todos fueron bautizados, como dejó establecido nuestro Señor Jesús en Mateo 28: 19

 

                  “Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, BAUTIZÁNDOLOS  en el Nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo.” 

En nuestros días se sigue cumpliendo este mandamiento Neo Testamentario.

En los planes de Dios, tiempo después Juan el bautista fue encarcelado y mandado a decapitar (le cortaron la cabeza) por un Herodes; a consecuencia de una vengativa petición  de la cuñada de este gobernante; Herodías, mujer de su hermano Felipe. Encuentre la historia  completa en el pasaje del Evangelio según San Marcos, capítulo 6 del verso 17 al 29.

Hasta aquí llegó la vida terrenal de Juan el bautista.

Comprendemos y agradecemos a Dios por el gran ministerio de este siervo de Dios, un hombre como nosotros pero muy fiel, consagrado y esforzado en su trabajo. El mismo Jesús dijo de este cuando explicó:

 

              “Cuando se fueron los mensajeros de Juan, comenzó (Jesús) a decir de Juan a la gente: ¿Qué salisteis a ver al desierto? ¿Una caña sacudida por el viento? Más ¿Qué salisteis a ver? ¿A un hombre cubierto de vestiduras delicadas? He aquí, los que tienen vestiduras preciosas y viven en deleites en los palacios de los reyes están.  Más ¿qué salisteis a ver? ¿A un profeta? Sí, os digo, y más que profeta. Este es de quien está escrito: he aquí, envío mi mensajero (Malají) delante de tu faz, el cual preparará tu camino delante de ti.  Os digo que entre los nacidos de mujeres, no hay mayor profeta que Juan el Bautista; pero el más pequeño en el Reino de Dios es mayor que él.”  San Lucas 7: 24-28.

El Maestro preguntaba a la gente insistentemente, dándose cuenta que la multitud no valoraba lo grande que era el profeta de Dios. Jesús les dice que habían tenido en medio de ellos al más grande de los grandes profetas; por supuesto, si éste era Elías, alguien que  en su época fue un hombre fiel a Dios, sirviéndole con poder y gloria; ahora venia a preparar el camino del que a la postre sería el salvador de la humanidad, es decir el que reconciliaría a la raza humana, distanciada de su Creador a causa del pecado, proveído por el enemigo acérrimo de la Divina Trinidad, el Reino de los Cielos y nosotros los hijos  de Dios, ahora por medio de la Gracia en Cristo Jesús.

De la misma manera que el Cristo, honraba la labor del profeta del desierto; también aclaraba que éste por ser un ser humano, era inferior al más pequeño en el Reino de Dios allá en los Cielos.

Juan el Bautista nunca fue usado por Dios para realizar milagros, como lo fue el Señor Jesús; según el pasaje de Juan 10:41.

 “Y muchos venían a él (Juan el bautista), y decían  Juan a la verdad, ninguna señal (milagro) hizo pero todo lo que Juan dijo de este (Jesús)  era verdad.”

Era obediente a Jesucristo; lo comprobamos en San Mateo 3:15 

 

 

               “Pero Jesús le respondió: deja ahora, porque así conviene que cumplamos toda justicia. Entonces le dejó.”   

Esto sucedió cuando Jesús le pidió que le bautizara, a lo cual Juan, en principio se negó rotundamente; pronto comprendió que una de sus misiones principales a las que había sido enviado, era esa. La orden del Maestro le fue dada nuevamente, habiendo obedecido inmediatamente.

"EL   CODIGO   DA VINCI"

Quisiéramos advertirles en el Nombre de Dios, con relación a la satánica herejía que se narra en el libro de Dan Bronw “El Código Da Vinci” del cual por ende, Hollywood se dio a la tarea de producir la respectiva película.  Ambas, hace ya varios años; que no dejó de ser una respuesta al éxito de aquellos tiempos de la excelente y verídica película del director y actor Australiano Mel Gibbson. Este añejo film esta  basado en las Sagradas Escrituras.

Recuerdo haber visto dicha película en un cine de mi ciudad, las personas salían de las funciones en un mar de lágrimas, principalmente las damas.

En la penumbra de la sala cinematográfica, la mayoría lloramos, se nos erizó la piel y a más de alguno se nos hizo un tremendo nudo en la garganta.  Escenas dantescas del sufrimiento que soportó el Amado Jesús de Nazareth por nuestra exclusiva culpa, pero en los planes de Dios, con un fin inexplicable e incomprensiblemente maravilloso ¡Gloria a Dios por ello! 

Viene a la memoria los múltiples comentarios de que la culpa de esta ejecución la tenían los judíos o los romanos o los gitanos o a quien se les quisiera achacar el delito.

Los “ciegos y abismalmente ignorantes” se debaten en esta cuestión aún. Siendo los culpables verdaderos: todos los seres que habitamos este planeta, por quienes Dios dispuso enviar a su Amado Hijo, a transformarse en el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo. Dios se hizo manifiesto en la Divina y humana Persona de Jesucristo, o sea una real Teofanía;

                   “Si me conocieseis, también a mi Padre (Dios) conoceríais; y desde ahora lo conocéis, y le habéis visto.”  San Juan 14: 7.

Gracias a los que le ejecutaron, porque así llevaron sin saberlo, a conclusión el Plan Divino de la Gracia.

Plenamente concientes estamos que el sacrificio de Jesús, fue violento en su máxima expresión; pero de nada serviría estar llorando, lamentándonos, rasgando nuestras vestiduras, haciendo de esta muerte sacrificial un teatro todos los años, con llevar por las calles las imágenes de dolor y sufrimiento del Maestro y los suyos; llevando consigo: grandes crucifijos, fotos, ídolos, imágenes; guardando riguroso luto en la mal llamada “Semana Santa.” Si no valoramos, guardamos y llevamos a la práctica las enseñanzas que nos delegó Jesús el Cristo, en vano es toda la religiosidad que se manifiesta.

Los mandamientos de Dios por medio de su Hijo a través de todos los tiempos debemos obedecerlos. Reconocerle como nuestro Señor y Salvador personal; como el único inter- cesor, intermediario, digno de adoración, adulación, honra y gloria.  Se puede llegar al Padre Celestial, que es Jehová Dios: única y exclusivamente por medio de Jesucristo,  guiados por el Espíritu Santo de Dios:

                 “Jesús le dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida, nadie viene al Padre, sino por Mi.”  San Juan 14: 6.

¿FICCION   O   REALIDAD?

Esta herejía, basada en una historieta barata, que para su escritor fue un éxito rotundo;  para nosotros los verdaderos Cristianos Evangélicos no pasa de ser otra novela de ficción. Me refiero por supuesto al libro “Código Da Vinci.” En éste se relata  que el verdadero Mesías era Juan, “el Bautista” y no Jesús. Que Jesús, hijo de María se vio en amoríos con María Magdalena; de los cuales hay descendencia hasta nuestros días.

Dice Brown en su novela que María Magdalena era uno de sus doce discípulos.

Tonterías que solo al diablo se le podrían haber ocurrido.  No en vano su nombre que se  deriva del vocablo griego “diabolo”, el cual significa: calumniador.

Lo invito a investigar quién era el tal Leonardo Da Vinci.

"Leonardo da Vinci"

Pintor, escultor, ingeniero, cocinero, inventor y erudito Italiano. Era hijo de un finquero de la localidad de Vinci;  que a los 16 años se trasladó junto a su padre a la bellísima ciu  dad de Florencia, Italia. Ingresando al taller de un famoso maestro de pintura.

Leonardo, participó en 1473 en la elaboración de la obra, “Bautismo de Cristo”  junto a su maestro. Ahí empezaba su interés por Juan el Bautista.

Tiempo después, dispuso instalar su propio taller; trabajando para monjes católicos. Con el paso de los meses y al adquirir experiencia, se transformó en artista exclusivo de la iglesia Católica en Roma. 

Fue el creador de la glamorosa pintura “La Última Cena” fresco que supuso la consagración definitiva de Da Vinci. Esta famosísima obra de arte, está pintada en una de las paredes de la sacristía del Bramante, en la Iglesia de Santa María de las Gracias, en Milán, Italia.

El angosto espacio donde se aprecia la obra, no permite que entren más de 20 personas a la vez; se necesita reservar meses antes.  Por ello, anualmente contemplan  “La Última Cena” unas 300 mil personas.  Además, los visitantes no pueden acercarse a menos de 2 metros de distancia del famoso fresco.

Su afamada obra “La Gioconda” (La mona lisa), lo catapulto a la fama en esas regiones. Este cautivante cuadro lo pintó en 1502. Siendo ahora la joya más valiosa de la pintura universal, que resguardan celosamente los franceses en el museo parisiense de Louvre.   

Leonardo, era extremadamente sabio; estando por lo tanto realmente adelantado a su época.

Era inteligente y prolijo en todo. Se le podía considerar como el máximo ejemplo del universalismo renacentista, por cuanto sus intereses abarcaban casi todos los campos del saber. Muy probablemente era lo que hoy conocemos como un “sabant” o ¿padecería acaso de autismo?

“Mágico y Genio”

Era alquimista, practica considerada herética en aquel entonces; a pesar de ser una ciencia semi oculta, que consideraba entre muchas otras, hacer de cualquier metal, oro; por medio de formulismos y reglas básicas.

Fue un genio; se adelantó a su época, porque hizo planos y croquis de muchas cosas que hoy tenemos en perfecto funcionamiento; por ejemplo: los helicópteros, la función del ojo, la hidráulica, un mapa del sistema circulatorio, etc.

Sufría entre muchos defectos: el dejar la mayoría de sus proyectos a la deriva y a medio terminar en varias oportunidades por la novedad de sus estudios, que para esos tiempos eran realmente utopías; es decir, cosas que solo en su imaginación podrían existir.

Muchas invenciones y descubrimientos de este hombre que obraron para bien, quedaron para la posteridad. Destacan las efectuadas en el campo de la anatomía, pues estudió la circulación sanguínea y el funcionamiento del ojo. También fue o trató de ser inventor futurista, escultor, buen cocinero, meteorólogo, además de colaborador de una secta secreta que entre dudas se apartó levemente del catolicismo. 

Supimos que nació en Italia (sede del catolicismo) en 1452 y murió en Clos-Lucé, Fran-cia en 1519, a la no muy avanzada edad de 67 años; supuestamente al frente de esta secta secreta llamada “Priorato de Sión”.

Se amparó en la clandestinidad para llevar a cabo las reuniones de su grupo sectario.

Se sabe que tenía mucha inclinación por pintar a Juan, “el Bautista”. 

Satanas tenía un propósito para esa mente privilegiada que poseía  Leonardo da Vinci; queriendo ensuciarla; lo logró con los que se adhirieron a aquel clan perverso, pero que según se sabe a cuenta gotas sus seguidores eran pocos.

En nuestros tiempos, los sectarios que han surgido de aquel movimiento, procuran fervientemente confundir y ensuciar la mente de los incautos con almas inconstantes en lo espiritual.

Una de sus herramientas mediáticas, es sin duda ese libro y la película en mención. Talvez engañaran a algunos, pero no saben o esperan que nosotros los Cristianos Evangélicos, para gloria de Dios tenemos “La mente de Cristo”.

                       “Porque ¿Quién conoció la mente del Señor?  ¿Quién le instruirá? Más nosotros tenemos la mente de Cristo.” 1ª. Corintios 2:16.

Encontrarán seguramente en nosotros un gran escollo estos pensadores, quienes no están a miles de millas de nuestras congregaciones, no. Aunque le parezca difícil de creer, estas personas se inmiscuyen entre los fieles a las Iglesias que solemos frecuentar.  Son muchos de ellos, cizaña de la más audaz categoría.  Tomemos las debidas precauciones al respecto, estemos alertas; que nuestras oraciones sean constantes para estar como el atalaya, listos a la menor sospecha y actuar con prontitud.

"EL  PRIORATO  DE  SION"

¿Qué es un “priorato”?

Es un oficio, dignidad o empleo de “prior” Distrito o territorio en que tiene jurisdicción  el “prior”.  En la orden benedictina casa en que habitan monjes pertenecientes a un mo-nasterio o nombre que se le da a ciertos monasterios.

¿Quién es un “prior”?

En algunas religiones: superior o prelado ordinario del convento o también es la dignidad que hay en algunas iglesias catedrales.

Según cuentan: Da Vinci fue uno de los más ilustres de los “prior” nombrados en esta tenebrosa hermandad secreta; denominada: el “Priorato de Sión”, la cual entre sus variadas  y satánicas creencias, promulgaba que Juan el Bautista era absolutamente mayor en  todo a Jesucristo.

Las pinturas de este artista famoso muestran una inclinación muy perceptiva hacia la supremacía que ellos le dan a Juan sobre nuestro único Mesías.  El cuadro  “La virgen en  las Rocas”, muestra claramente esta temática.

En la mayoría de sus trabajos, incluyó a Juan el Bautista, dándole siempre un papel preponderante. Se deja notar claramente lo que Da Vinci instituyo: la señal con el dedo índice hacia arriba.  Muchos hoy en día sin saber los orígenes de esta señal, la practican como haciendo referencia a Dios; sin comprender su real significado, que era el promulgar que este siervo de Dios, fue superior a Jesús, por cuanto era el verdadero Mesías.

En otra de sus pinturas, nombrada simplemente: “Juan el Bautista”, se puede observar a simple vista, sin tener que ser un conocedor en la materia; que la figura del siervo Juan, está presentada en una forma muy femenina y siempre con la señal característica que le delegó Leonardo; es decir con la mano derecha, el dedo índice hacia arriba, con el pulgar y el dedo medio en posición semi curva, con los dedos anular y meñique, cerrados hacia la palma de la mano. 

Cabe mencionar que a Leonardo da Vinci, nunca se le conoció un amorío con féminas, mucho menos que se hubiese casado. Cuenta la historia de su tendencia sexual hacía los de su mismo género. Deduzca Usted, entonces.

OTRA DE SUS HEREJIAS:

Dicen en su diabólica mente, tratando en vano de que algún incauto les crea; que María Magdalena fue esposa del Maestro. Aducen que ésta pareja tuvo descendencia, la cual sobrevive hasta nuestros días. Claro que está la descendencia, aún; pero espiritualmente y de Jesús solamente por medio de la unción de Su Santo Espíritu en todos aquellos que le reconocemos como nuestro único, suficiente, soberano Señor y Salvador. Somos los hermanos de Jesús el Cristo e Hijos legítimos de Dios, su Padre, quien también es nuestro Santo Padre.

Si, somos los descendientes de Jesucristo; pero no como estos animales satánicos tratan tardíamente de vendernos unas creencias absurdas y baratas que solo ellos y su padre el diablo se creerá.

¿Por qué tenían esa secta en completa clandestinidad?

Es una interrogante muy interesante que trataremos quizá más adelante en este pequeño estudio.

Ahora al pasar casi quinientos años de la muerte de su más reconocido “prior”, sacan a luz unos supuestos códigos que dicen están ocultos en el fresco de “La Gioconda” o sea la muy nombrada: “Mona Lisa”.

Se delata muy fácilmente el escritor Dan Brown, en que su “obra literaria” no es más que ciencia ficción al amparo de la religiosidad que se resguarda en el Cristianismo. Sus teorías, que pasan a ser hipótesis inmediatamente; las quiso exponer para hacer sangrar la herida, de las muchas que tienen en el cuerpo, la Iglesia de Roma.  Siendo más literal; les puso sal, limón y chile picante a las llagas en los maltratados cuerpos espirituales del obispado y curia de la religión popular. 

Los verdaderos Cristianos; es decir nosotros, quienes rigurosamente observamos, guardando la sana Doctrina que a lo largo del Nuevo Testamento y que subraya el Apóstol Pablo en la carta a Tito 2: 1; de la cual ponemos en práctica, según las ordenanzas de Jesucristo, inspiradas por el Espíritu Santo de Dios a hombres probos, seleccionados por Él, para que dejaran constancia en las Sagradas Escrituras; por lo tanto, tratar con nosotros, será para ellos, tarea ardua.

La anterior aclaración y sentencia, corresponde oír a los de la hermandad del “Priorato de Sión” estén bajo éste u otro nombre y que aún sobreviven como fieles seguidores; como a cualquier escritor, productor o seguidor de estas sectas, que definitivamente se amparan en la cobertura del movimiento de la “Nueva Era” a ellos, les será muy difícil hacernos creer en sus patrañas.

Hace miles de años y de diferentes maneras ha habido infinidad de intentos en querer aplastar al verdadero Cristianismo de muchas maneras.  El maestro Gamaliel, personaje muy respetado en la religión judía de aquellos tiempos, lo profetizo cuando les habló a sus consiervos que la arremetían contra los Apóstoles:

 “Y ahora os digo: apartaos de estos hombres, y dejadlos; porque si este consejo o esta OBRA es de los hombres se desvanecerá; más si es de Dios, no la podréis destruir  no seáis tal vez hallados luchando contra Dios.” Hechos 5: 38, 39. 

¡¡¡Aquí estamos aún, anunciando el Santo Evangelio de Jesucristo; la OBRA REDENTORA de Dios para la raza humana!!!

Cuanta sabiduría poseía Gamaliel, advirtiéndole a aquellos testarudos e hipócritas sacerdotes fariseos de que dejaran de pelear contra Dios.  Idéntica advertencia se les hace a estos despiadados sectarios, dándoseles la oportunidad que se aparten de pelear contra el único Dios.

Se que se hacen llamar “ateos” pero aún así en el fondo de su ser, saben que existe Dios.

Ateo:

El prefijo “a” aplica al significado: “sin” y la palabra “Teo” del griego, se traduce como “Dios”, entonces literalmente “ateo” quiere decir: “sin Dios”. 

A lo anterior, deducimos gramaticalmente que estas personas están “sin Dios” no que crean que: “no es o existe un Ser Superior.” Los que somos “Teístas” lo afirmamos con toda razón, lógica, fe y absoluta certeza (quizá cometa un pleonasmo) de que:  DIOS  ES.

Pasa el tiempo; aquí estamos creyendo, adorando a un SANTO, JUSTO, BUENO E INCOMPRENSIBLE DIOS, POR MEDIO DE JESUCRISTO SEÑOR Y SALVADOR NUESTRO.

Los vientos soplan fuerte, la lluvia cae impetuosa, los movimientos telúricos sacuden los cimientos; nos vemos azotados por los temporales, estamos al frente de la batalla entre el fuego cruzado; todo esto espiritualmente hablando. Nos refugiamos en la Roca inconmovible, que es Jesucristo. Como el rey David clamaba por protección, así  tenemos que confiar en Dios, para que acuda a nuestro clamor de socorro, cuando éstas dudas y acechanzas nos afecten.

 

         “Oye, oh Dios, mi clamor; a mi oración atiende. Desde el cabo de la tierra clamaré a ti, cuando mi corazón desmayare. Llévame a la Roca que es más alta que yo, porque tu has sido mi refugio, y torre fuerte delante del enemigo.”  Salmo 61: 1-3.

Las herejías son aplicadas para debilitar nuestra fe. Anhelemos más que a las riquezas, las Santas palabras que el Señor Jesús le dijo al apóstol Pedro:

“Pero Yo he rogado por ti, que tu fe no falte….”  San Lucas 22: 32 a.
 

A causa de los ruegos de nuestro Amado Señor ante Jehová Dios tenemos bien cimentada nuestra fe en JESUCRISTO, por la convicción que nos da el Glorioso ESPIRITU SANTO de JEHOVA DIOS. 

Estamos plenamente consientes, que los que aún no están en los caminos del Santo Evangelio, son presa fácil de cualquier secta con herejías como las estudiadas en este pequeño folleto. Que decir de las personas recién convertidas, son como pequeñas ovejas  al acoso del lobo hambriento de almas.

Sobrevivientes:

El Priorato de Sión, como se le identifico a través de la historia, es muy probable que ya no exista con este nombre, pero sus teorías, dogmas y costumbres se diseminaron en la amplia variedad de sectas que están bajo el amparo del movimiento de la “Nueva Era”.

Los “Caballeros Templarios” eran el brazo militar de esta hermandad.  Estos fueron iniciados por dos caballeros franceses, Hughes de Payns y Godofredo de Saint Omer en el año 1,118 con el pretexto de cuidar las riquezas ocultas en el Templo de Salomón. Fue ésta una orden militar en la época medieval. 

Se hicieron extremadamente ricos con el paso del tiempo, bajo el auspicio de los papas de Roma.

Los Caballeros Templarios, merecen un amplio estudio aparte, por su misteriosa historia.

Esta agrupación llegó a fastidiar tanto a la religión católica, que en 1307, un viernes 13 de Octubre, fueron arrestados y llevados a la hoguera acusados de herejes y adoradores del diablo. De ahí nació la superstición del fatídico “viernes 13”.

El papa Clemente V, en contubernio con el rey de Francia, Felipe IV, apodado “El Hermoso” fueron testigos y actores de la muerte entre otros templarios del líder de estos, un tal Jacques de Molay.  El motivo principal de todo esto fue para apropiarse de las riquezas que habían llegado a acumular los misteriosos Caballeros Templarios.

Muchos escaparon con parte de las riquezas. Se cree que sobreviven sus dogmas y tradiciones hasta nuestros días, ocultos en los que conocemos como los “Franc Masones” o sea los “Masones” logias ultra secretas, que operan en la penumbra, encerrados en sus grandes y misteriosos sitios de reunión.  Sus miembros son gente acomodada; de la alta sociedad. Son asiduos miembros, los altos líderes políticos, incluyendo a muchos presidentes y reyes.

Se inmiscuyen los “Agnósticos”:

Sabemos que los agnósticos se dan un diabólico festín emocional con esta clase de apostatas, que andan como leones rugientes viendo a que alma desprevenida devorar. Tenemos gran responsabilidad para orar y advertirles a todos nuestros hermanos en la fe, al respecto de los graves peligros que nos acechan.

Dicen estos “residuos” del “priorato de Sión” (más bien de da Vinci, porque Sión es un monte Santo y Bíblico que no tiene nada que ver con estos.), que Jesús murió decapitado y que a causa de la persecución, María Magdalena huyo a lo que hoy es Francia; en compañía de la hija de ambos; llamada Sara.

 

                MARIA  MAGDALENA.

Según las Sagradas Escrituras; nuestra Biblia:

Mujer probablemente oriunda de Magdala.  Se menciona solamente una vez durante el Ministerio de Jesús, como persona liberada de siete demonios, que luego figuró entre las mujeres agradecidas que servían al grupo del Maestro y los discípulos que iban y venían de muchos lugares, lea por favor en Lucas 8: 1-3:

 

                “Aconteció después, que Jesús iba por todas las ciudades y aldeas, predicando y anunciando el evangelio del Reino de Dios, y los doce con Él, y algunas mujeres que habían sido sanadas de espíritus malos y de enfermedades: María que se llamaba Magdalena, de la que habían salido siete demonios, Juana, mujer de Chuza intendente de Herodes, y Susana, y otras muchas que le servían de sus bienes.”   San  Marcos 15: 40, 41:   

 

           “También había algunas mujeres mirando de lejos, entre las cuales estaban Maria Magdalena, María la madre de Jacobo el menor y de José y Salomé, quienes, cuando Él estaba en Galilea, le seguían y le servían; y otras muchas que habían subido con Él a Jerusalén.”  

Aunque la tradición a identificado a Maria Magdalena con la mujer pecadora que se nos  menciona en el pasaje de Lucas 7: 37-50. Es en extremo dudoso que sean la misma persona. Además, no es muy probable que Juana, la mujer de Chuza, que era  intendente de Herodes, se hubiera asociado con una mujer de mala reputación. 

Estas mujeres acompañaron a Jesús hasta Jerusalén y presenciaron la crucifixión:

 

           “Estaban allí muchas mujeres mirando de lejos, las cuales habían seguido a Jesús desde Galilea, sirviéndole, entre las cuales estaban María Magdalena, María la madre de Jacobo y de José, y la madre de los hijos de Zebedeo.”

El relato del evangelista y apóstol Juan del momento crucial de la Crucifixión, nos refiere de la permanente presencia de esta fiel mujer:

 

           “Estaban junto a la cruz de Jesús su madre, y la hermana de su madre, María mujer de Cleofás y María Magdalena.”  San Juan 19: 25. 

Con el propósito de ungir el cuerpo de Jesús, María Magdalena, acompañada de otras, llegó a la tumba; Mateo 28: 1-10.  Luego relataron el anuncio del ángel a los incrédulos discípulos (Lucas 24: 1-11).

En el evangelio de San Juan 20: 1-18 narra, además, que el Señor Jesús resucitado se le apareció a María Magdalena  mientras ésta lloraba junto al sepulcro. Por esta narrativa, podemos saber entender que el primer ser humano que vio al Mesías Resucitado, fue María Magdalena:

 

                     “Pero María estaba fuera llorando junto al sepulcro; y mientras lloraba, se inclinó para mirar dentro del sepulcro; y vio a dos ángeles con vestiduras blancas, que estaban sentados el uno a la cabecera, y el otro a los pies, donde el cuerpo de Jesús ha- bía sido puesto. Y le dijeron: mujer ¿Por qué lloras? Les dijo: porque se han llevado a mi Señor, y no sé donde le han puesto. Cuando había dicho esto, se volvió, y vio a Jesús que estaba allí; más no sabia que era Jesús.  Jesús le dijo: mujer, ¿Por qué lloras? ¿a quien buscas? Ella, pensando que era el hortelano, le dijo: señor, si tú lo has llevado, dime dónde lo has puesto y yo lo llevaré.   Jesús le dijo: ¡María! Volviéndose ella, le dijo: ¡Raboni! (que quiere decir, Maestro). Jesús le dijo: No me toques, porque aún no he subido a mi Padre; mas ve a mis hermanos, y diles: subo a mi Padre y a vuestro Padre, a mi Dios y a vuestro Dios. Fue entonces María Magdalena para dar a los discípulos las nuevas de que había visto al Señor, y que Él le había dicho estas cosas.”  San Juan 20: 11-18.

En este interesante diálogo entre Jesús y María Magdalena, vemos la inmensa amistad y fidelidad de esta mujer, siendo galardonada por Dios en haber sido la primer persona en haber visto bienaventuradamente a Jesucristo el Hijo del Dios Altísimo, vuelto a la vida, venciendo a la muerte con la Redentora Resurrección, clave central del Evangelio Cristiano.  

María Magdalena hubo de haber estado toda la noche despierta; llorando, orando a Dios inquiriéndole con relación a la muerte del que ellos ya habían creído, era el Hijo del Altísimo. Quizá estaba a punto de ser vencida por el sueño y le embargaba la incredulidad en aquella madrugada; cuando ve despuntar el alba en lontananza, armándose de valor y coraje decide ir al sepulcro del Maestro, a pesar de la persecución que se habría pactado  de parte de los sacerdotes fariseos, el pueblo incrédulo y las autoridades del imperio de Roma. Ella va con determinación, enseñándonos a ir de la misma manera en busca de la salvación y como añadiduras, ricas bendiciones que Dios nos tiene preparadas si valoramos debidamente el sacrificio de su Amado Hijo; si le reconocemos como nuestro único  Señor, Intercesor y Salvador. Con este acto en particular, venimos implícitamente a reconciliar a la raza humana ante su Creador, los cuales habíamos sido alejados de Él, por medio de las artimañas del enemigo, quien nos hizo caer en pecado.  Pero en la infinita Misericordia del Padre, nos es ofrecida la salvación por Gracia:

  “Porque no envió Dios a su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para que el mundo sea Salvo por Él.” San Juan 3: 17.

                  UNA  TUMBA  VACÍA:

                   ¡Gloria a Dios por ello!

El otro día veía por televisión, específicamente por el muy instructivo National Geografic channel, un documental que trata acerca de exactamente en que lugar se encuentra la tumba en la cual José de Arimatea depositó el cuerpo del Señor, aquel atardecer después de la crucifixión. Los expertos en la materia se cuestionaban, hablaban con propiedad y se decían cada uno con sus teorías, que la tumba estaba acá o allá y que si el cuerpo habría resistido cuantos años o valla uno a saber que cosa; en fin, cada quien daba su punto de vista, sin saber que por disposición Divina, ¡El Señor resucitó! Está a la diestra del Padre y esperamos que retorne a la tierra a por su Iglesia. 

La tumba vacía, se ubique donde sea, es lo que menos nos interesa, lo elemental es que desde el tercer día en que su Santo Cuerpo fue depositado en ésta, la tumba quedó vacía para la absoluta redención nuestra. ¡¡¡Bendito sea Dios por los siglos de los siglos!!!

María, busco la tumba muy temprano (Juan 20:1), nosotros la encontramos vacía también. Aunque haya sido tarde, la encontramos y con esto la salvación para vida eterna juntamente con Él.

¿Esta Usted presto(a) a buscar y encontrar esa tumba vacía?  ¿Llenar su ser de las ricas y abundantes Bendiciones que Dios le da por medio de la Salvación para su alma, en Cristo Jesús? Le invitamos a reconocer públicamente al Hijo de Dios, como su Señor y Salvador personal.

Ella fue entonces una fiel seguidora de Jesús y una sierva agradecida con su Señor, Salvador y Libertador.

                   UNA GRAN AMISTAD.

Jesús de Nazareth, María Magdalena y sus hermanos fueron amigos desde la infancia.

Digo esto porque: Maria Magdalena y sus hermanos Marta y Lázaro (al que Jesús resucitó), se conocían con el Divino Jesús de Nazareth desde la infancia.  Crecieron siendo amigos muy amados; por tal extremo, Jesús llegó hasta las lágrimas aquel día cuando su amigo Lázaro murió; San Juan 11:35 “Jesús lloró.” 

Con la autorización del Espíritu Santo, podremos aplicar el principio alegórico para comprender a cabalidad aquel histórico episodio: el Señor Jesús le habría rogado a Dios en secreto, mientras las santas lágrimas  recorrían su Divino Rostro, que le concediera el privilegio de resucitar a su amigo de la infancia, a Lázaro (lea por favor toda la historia en San Juan 11:1-47).

Entonces esta Maria Magdalena, era la misma que ungió los pies de Jesús con perfume y sus lágrimas; según Lucas 7: 37, 38 que dice:

 

            “Entonces una mujer de la ciudad, que era pecadora, al saber que Jesús estaba en casa del fariseo, trajo un frasco de alabastro con perfume; y estando detrás de El, a sus pies, llorando, comenzó a regar con lágrimas sus pies, y los enjugaba con sus cabellos; y besaba sus pies, y los ungía con el perfume.”

Comparémoslo con la cita de San Juan 11:1, 2

 

          “Estaba entonces enfermo uno llamado Lázaro, de Betania, la aldea de María y de Marta su hermana. Maria, cuyo hermano Lázaro estaba enfermo, fue la que ungió al Se-ñor con perfume, y le enjugó los pies con sus cabellos.” 

Se confirma en el pasaje del Evangelio según San Juan 12: 1-3:

 

             “Seis días antes de la pascua, vino Jesús a Betania, donde estaba Lázaro, el que había estado muerto, y a quien había resucitado de los muertos. Y le hicieron allí una cena: Marta servía, y Lázaro era uno de los que estaban sentados a la mesa con Él.  Entonces María tomó una libra de perfume de nardo puro, de mucho precio y ungió los pies de Jesús, y los enjugó con sus cabellos; y la casa se llenó del olor del perfume." 

 

          EL ULTRA SECRETO  (Según Dan Brown).
                                     Dossier : Binder de cerca con los archivos apilados (pequeños DOF)  Foto de archivo

En el libro “Código da Vinci” se relata al igual que se escenifica en la película: que se cuidaba este secreto por medio de la secta del “priorato de Sión”.  Se dice que Jesús y Maria escaparon a una región de Francia, donde nació una hija llamada Sara; siendo es-ta criatura la que inició la descendencia del Cristo en esta tierra. Dando origen (dicen ellos), a la dinastía de los Merovingios.

Esto es herejía del más bajo perfil.

Idea satánica que no prosperará; porque nuestro Cristo vino a cumplir su misión, dando su vida por nosotros y resucitando juntamente con Él para vida eterna en los cielos.

Según Brown, María de Magdala, como esposa de Jesús, junto a la hija de ambos, Sara, se establecieron en la región de la que en la actualidad identificamos como Francia. Vivieron allí, hasta el día de sus entierros.  De esto podremos decir que siempre fue una completa herejía absurda; veamos porqué:    

               "LOS  MEROVINGIOS"

                          Merovingian : France, Paris:The Benedictine Abbey of Saint Germain des pres was founded by the merovingian king Childebert I in the 6th century. View of the tower Foto de archivo
Indaguemos quienes fueron los iniciadores de esta dinastía que según estos herejes, son del linaje de Jesús.

Dinastía Merovingia, familia de reyes que gobernaron el pueblo germánico de los francos desde el año 481 después de Cristo hasta el 751.

Descendientes de Meroveo. Con el apoyo de la iglesia romana de aquellos tiempos, obtuvieron gran poder, gobernando casi toda  Francia y parte de Alemania. Con el tiempo se fueron dividiendo en sub reinos, para luego unirse nuevamente.

El último poderoso monarca Merovingio fue el hijo de Clotario II, Dagoberto I que gobernó desde el año 629 hasta el 639 después de Cristo; por un breve periodo de 10 años. 

El reino franco bajo el gobierno de sus sucesores sufrió un proceso de descentralización.

El poder real pasó gradualmente a manos de familias nobiliarias que ejercieron un control feudal sobre la mayor parte del territorio. La más importante de esas familias fue la carolingia. Sus miembros ocuparon el cargo de mayordomo de palacio y a partir del año 639 se convirtieron en virtuales gobernantes. En el 751 uno de estos mayordomos depuso al rey Childerico III (que reinaba desde el 743) y asumió el poder real con el nombre de “Pipino el Breve”, poniendo fin a la dinastía Merovingia.

Esto porque según los estudiosos del tema; que apoyan la teoría de la secta secreta del Priorato de Sión, que da pie al controversial Código da Vinci; dicen que estas familias de los Merovingios son los descendientes del linaje del Cristo y la Magdalena.

Según estudiosos; María Magdalena es descendiente del linaje de Benjamín y Jesús del linaje de David.  En el “Código da Vinci”, dicen que la mezcla de estas sangres, dio como resultado: la “Sangre Real” de esta unión han deducido llamar al renombrado, busca do y misterioso “Santo Grial” o “Sangrial” que es lo mismo a “Sangre Real” lo cual sería el vientre fecundado de María Magdalena.  Por ende (proclaman ellos), sus descendientes, depositarios de la Sangre Real.

Fácilmente se desmoronaría esta teoría si escudriñamos detenidamente que el Señor Jesús NO descendía biológicamente del rey David  y de sus antepasados.

Según la genealogía de Jesús, narrada en el Evangelio de San Mateo, capítulo uno; José el padre adoptivo del Cristo, descendía de David. Recordemos que Cristo Jesús fue concebido por Obra del Espíritu Santo, bajo el ilimitado poder de Dios, en el vientre de la Bienaventurada María; a causa de este milagrosos evento, el varón José no la conoció sexualmente antes de ese embarazo. El novio, José, con toda lógica humana al darse por enterado de la situación de su prometida, planeaba secretamente dejarla, pero un Ángel del Señor se le apareció en sueños. Todo esto se relata en San Mateo capítulo 1, del verso18 al 25.  

En resumen: José, científica y lógicamente; no le transmitió su ADN al que nacería; ya que no fue su padre biológico. 

Lea por favor detenidamente en este capítulo uno de San Mateo; tres versículos claves:

 

              “Y Jacob (que viene de la descendencia de David y este de Abraham; según los versos anteriores) engendró a José, marido de María, de la cual nació Jesús, llamado el Cristo” 

 

            “El nacimiento de Jesucristo fue así: estando desposada María su madre con José, antes que se juntasen, se halló que había concebido del Espíritu Santo.”  

 

           “Pero no la conoció (sexualmente, José) hasta que dio a luz a su hijo primogeni-to; y le puso por nombre Jesús.”  Versículos 16, 18 y 25, en ese orden.

Definitivamente por esto Jesús dice que su reino no es de este mundo:

 

              “RESPONDIO JESUS: MI REINO NO ES DE ESTE MUNDO; SI MI REINO FUERA DE ESTE MUNDO, MIS SERVIDORES PELEARIAN PARA QUE YO NO FUERA ENTREGADO A LOS JUDIOS; PERO MI REINO NO ES DE AQUÍ” (de este planeta, tierra) cita de San Juan 18: 36.

Esto es plenamente verificable en muchísimas citas, del Nuevo Testamento.

Podemos añadir a esto: nosotros los que creemos en JESUS como el Señor y Salvador de nuestras almas por medio de SU SANTA SANGRE derramada en la cruz del Calvario: ¡¡¡somos sus descendientes directos, en espíritu y en verdad para vida eterna juntamente con Él!!!   ¿Le alegra saber eso, desechando toda herejía posible?

Entonces la dinastía de los Merovingios, que se dicen descendientes de Jesús; fue  pues una dinastía que nació y murió.  Mientras que la dinastía Celestial Cristiana (no Mariana, ni Magdaliana), los verdaderos descendientes de Cristo Jesús, por su Sangre Santa y pura derramada en la cruz del calvario por Usted y por mi; somos nosotros y permane-ceremos con Él por la eternidad. 

Recalco hasta el cansancio, que somos sus descendientes y no por voluntad de varón, sino por Dios. En San Juan 1: 12, 13 dice:

 “Más a todos los que le recibieron, a los que creen en su Nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios; los cuales no son engendrados de sangre, ni de voluntad de carne, ni de voluntad de varón, sino de Dios.”

 

MUJERES  QUE  SIRVEN  A  JESUS.

Muchas mujeres más que podemos encontrar descritas en los cuatro libros de los evangelios, tres de ellos sinópticos que componen San Mateo, San Marcos, San Lucas y San Juan; quienes siguieron después de la Resurrección y Ascensión al Trono de Dios, de nuestro amado Jesús.

Estas mujeres que siguieron y sirvieron en el ministerio, como se detalla en el libro de Hechos 1: 14

 

            “Todos estos perseveraban unánimes en oración y ruego con las mujeres, y con María la madre de Jesús, y con sus hermanos.” 

Entre estas estaba María Magdalena también.

Permanecía ella también; tal y como se relata desde la hora de la muerte de Jesucristo.   

“También había algunas mujeres mirando de lejos, entre las cuales estaban María Magdalena, María la madre de Jacobo el menor y de José, y Salomé, quienes, cuando Él estaba en Galilea, le seguían y le servían; y otras muchas que habían subido con Él a Jerusalén.”   San Marcos 15: 40, 41.

Estas sectas, en actitud desesperante procuran destruir el Cristianismo. Se esfuerzan en hacernos creer que reales acontecimientos bíblicos, los cuales ellos distorsionan en su perversa opinión, procurando que dejemos de creer en Aquel quien nos salva; tarea por demás titánica para ellos, ya que nos amparamos absolutamente en la FE, que es soportada en la Unción del Espíritu Santo de Dios.

Debemos de estar atentos e informados para alertar a nuestros hermanos tiernos en la fe también en aquellos que no conocen la verdad.  Es preciso entonces que nos documentemos al respecto.

Ya nos lo advertían desde aquellos lejanos tiempos, los apóstoles; que estos falsos líderes burladores aparecerían, tratando de apartar a las ovejas del redil.  El apóstol Pedro lo dijo en su segunda carta, capítulo tres; versículo tres:

 

               “sabiendo primero esto, que en los postreros días vendrán burladores, andando según sus propias concupiscencias”

Apoyémonos también en la cita de 2ª. de Juan en su único capítulo del versículo 8 al 11.

 

           “Mirad por vosotros mismos, para que no perdáis el fruto de vuestro trabajo, sino que recibáis galardón completo.  Cualquiera que se extravía, y no persevera en la doctrina de Cristo, no tiene a Dios; el que persevera en la doctrina de Cristo, ése si tiene al Padre y al Hijo.  Si alguno viene a vosotros, y no trae esta doctrina, no lo recibáis en casa, ni le digáis: ¡bienvenido! Porque el que le dice  ¡bienvenido! Participa en sus malas obras.”

Añadamos lo que Dios dice a través del apóstol Judas en su capitulo único del verso 17 al 23: 

   “Pero vosotros, amados, tened memoria de las palabras que antes fueron dichas por los apóstoles de nuestro Señor Jesucristo; los que os decían: en el postrer tiempo habrá burladores, que andarán según sus malvados deseos. Estos son los que causan divisiones  los sensuales, que no tienen al Espíritu. Pero vosotros, amados, edificándoos según vues tra santísima fe orando en el Espíritu Santo, conservaos en el amor de Dios, esperando la misericordia de nuestro Señor Jesucristo para vida eterna. A algunos que dudan con- vencedlos. A otros salvad arrebatándolos del fuego; y de otros tened misericordia con temor, aborreciendo aún la ropa contaminada por su carne.”

                            ESPECULACION.

Lo expuesto en el libro y película, que refiere a ese “dossier” que fundamenta la oscura creencia de la misteriosa y oculta hermandad de los seguidores del “Priorato de Sión” nos ha sido informado de una manera muy sofisticada. Podría decirse también que nos fue publicado medíaticamente en una forma sutil, herética, atrevida, ficticia, surrealista y hasta esotérica.

Adherimos que estas doctrinas de las sectas al cobijo del movimiento de la “Nueva Era” vienen a ser no solo laxas, sino que además en extremo abstractas, rozando las mentes hiper ficticias, alucinantes y blasfemas, principalmente de los agnósticos; seres también mortales, muy renuentes al tema de lo Divino, dogmático, Celestial y fundamentado en la fe, no en la razón; bastión esencial a sus dogmas, si se les pudieran llamar de alguna manera.

                       CONCLUSION.

Debemos estar muy atentos a este y otros muchos intentos de desvalorizar nuestra fe, de parte de las atrevidas teorías heréticas desesperadas que provienen de sectas que se han escondido al abrigo sucio y arrugado del temible, satánico y desestabilizador que es en si, el “movimiento de la Nueva Era” (New age), en su amplia gama de actividades que aparentan ser “buenas y saludables”.

Aprovechamos también a conocer quien fue María Magdalena; mujer procedente de la provincia de Magdala, en ese entonces, la capital del País que hoy conocemos como Etiopia. 

La tradición la identifica como una mujer fiel y de abundantes lágrimas.

 

 

La religión popular la distancia celosamente de cualquier protagonismo delante de la ma ravillosa, Bienaventurada y fiel María, la madre terrenal del Cristo.

Los dejo con las palabras que el Espíritu Santo de Dios inspiró por medio de Juan:

 

                   “A causa de la verdad que permanece en nosotros, y estará para siempre con nosotros; sea con vosotros Gracia Misericordia y paz de DIOS PADRE Y DEL SEÑOR  JESUCRISTO, HIJO DEL PADRE, EN VERDAD Y EN AMOR.”

SHALOM.


Para la exclusiva Honra y Gloria de DIOS, en CRISTO JESÚS y guiado por el ESPÍRITU SANTO.


José   A.   Rivera   M.
Editor.

 
  ESCUDRIÑANDO A PROFUNDIDAD
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

  JESUCRISTO VIVE!!!
; CLAMA A MI Y YO TE RESPONDERÉ Y TE ENSEÑARÉ COSAS GRANDES Y OCULTAS QUE TU NO CONOCES JEREMÍAS 33: 3 AMADOS HERMANOS EN CRISTO JESÚS Y RESPETABLES AMI@S, LES PEDIMOS NOS PUEDAN APOYAR EN ÉSTE MINISTERIO, CON SUS ORACIONES Y OFRENDAS COMPLETAMENTE VOLUNTARIAS. DIOS LE RECOMPENSARÁ DEBIDAMENTE.
Free Blog Content

  Publicidad
  PUBLICIDAD EXCLUSIVA!!!
  PUBLICIDAD QUE APOYA ESTE MINISTERIO
relojes web gratis
  LIBROS DISPONIBLES
1.- LA IMPORTANCIA DE LA ORACIÓN. 2.- ¿POR QUÉ PECAMOS AÚN LOS CRISTIANOS EVANGELICOS? 3.- LA SILLA DEL ANTICRISTO. 4.- DOMINIO DIVINO vrs. LIBRE ALBEDRIO. 5.- CONTRARRESTANDO HEREJIAS. 6.- LAS PARÁBOLAS DE JESÚS: UN PARALELISMO ACTUAL. 7.- DOCUMENTO OCEFAE. ADQUÍERALOS CON UN DONATIVO VOLUNTARIO : INFÓRMENOS QUE LO HA REALIZADO A: misionpacifico7@hotmail.com. DIOS LE BENDIGA GRANDEMENTE EN EL NOMBRE DE JESÚS. ATENCIÓN, EXTREMA ATENCIÓN......... SI ERES ESCRITOR O TE GUSTARÍA ESCRIBIR PEQUEÑOS ARTÍCULOS, QUE ADEMÁS TE DARÍAN MUY BUENOS INGRESOS; POR FAVOR, HAZ CLICK AQUÍ: Click Here!
  V I S I T A N T E S DEL M U N D O
VISITANTES DEL DÍA POR PAÍS:
   
Hoy habia 1 visitantes (15 clics a subpáginas) ¡Aqui en esta página!
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <= ;